CRÍTICA DE CINE FANTASMAGÓRICA...

Páginas vistas en total

domingo, 20 de febrero de 2011

"CISNE NEGRO": ALAS DE SANGRE

Los (tan manoseados) acordes de "El lago de los cisnes" ya no volverán a sonarnos igual...

Reconozcamos que Darren Aronofsky es probablemente el director actual con más poderío visual. Desde que debutara con la paranoica y magnífica "Pi, fe en el caos", el cineasta ha realizado una serie de películas únicas, e incluso se le perdona un bodrio con ínfulas metafísicas como es "La fuente de la vida"...De sus películas se puede sacar la conclusión de su gran amor por el cine, de sus múltiples referencias, de su imaginación y libertad para contar historias que en muchos casos están en los límites de lo verosimil, pero ¿qué más da? El cine no tiene que ser necesariamente verosimil, pero desde luego tiene que ser emocionante a la fuerza.

"Cisne negro" es, tengo que decirlo sin rodeos, un peliculón. El obsesivo viaje a las tinieblas de una superlativa Natalie Portman, contado en primera persona, da como resultado una mezcla de drama y cine de terror que consigue arrastrarte a ese lugar tan oscuro y a la vez familiar que existe en cada uno de nosotros. Se ha hablado mucho de la sombra de Polansky y títulos como "Repulsión" en este "Cisne negro" y no es en vano. Aunque también se pueden ver influencias de David Lynch, David Cronenberg y otros maestros de escenificar la locura en la gran pantalla. La planificación en planos muy cerrados-como aguanta los primeros planos Natalie Portman dios mío, como la adora la cámara- nos va sumergiendo en la pesadilla en la que se ve inmersa, buscando el éxito aunque para ello tenga que conocer su faceta más siniestra, el cisne negro que habita en su interior. Lo de Natalie Portman merece capítulo aparte. No es sólo que sea guapa y maravillosa, sino que se está convirtiendo en una actriz mayúscula, de las que no permiten desviar la mirada de la pantalla. Si existe la justicia en el mundo, se llevará el Oscar, aunque eso es lo de menos... Su enorme talento y valentía inundan toda la película y en escenas como en la que se masturba sencillamente nos deja con la boca abierta, y no porque nos ponga cachondos, que también, si no porque ahí vemos que al igual que su personaje, la bella y ¿frágil? Portman ha tenido que sacar su lado más sensual y agresivo para dar vida a Nina Mayers. Portman se ha desnudado emocionalmente para este film, mostrándose a la vez vulnerable y temible, frígida y sexy, insegura y voraz. "Cisne negro" es una maravillosa golosina llena de veneno; sensual, vibrante, inquietante. Una imagen condensa todo el sentido de la película, una pequeña caja de música con una bailarina de juguete danzando al ritmo de la música, descabezada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario