CRÍTICA DE CINE FANTASMAGÓRICA...

Páginas vistas en total

domingo, 19 de diciembre de 2010

"TRON LEGACY": ASESINOS DE LA NOSTALGIA


Queridos amigos, llevaba prácticamente dos años-si, soy un friki- esperando esta secuela pelín tardía -casi 30 años- del clásico cyberpunk de culto llamado "Tron", título emblemático de nuestras infancias y adolescencias, un referente en el cine de ciencia ficción a la misma altura que otras obras maestras como "Blade Runner" o "Liquid Sky" (No por casualidad las tres son del año 1982). "Tron" es una obra fundacional del cine digital, la prehistoria de los efectos especiales por ordenador, una auténtica muestra de orfebrería de unos y ceros en una época en la que las siglas PC sonaban a chino a todo el mundo. El original y marciano punto de partida -un programador se introduce en su propia creación y tiene que lidiar con virus y otros programas- resultaba innovador y refrescante, un alarde arriesgado que hoy en día resultaría imposible. Una serie de circustancias azarosas hicieron posible un título tan especial como "Tron"; la crisis de Disney, que la produjo buscando resultados a la desesperada, la hipnótica y bizarra banda sonora de Wendy Carlos, la línea visual de la película, nunca vista, la convirtieron en un fracaso de taquilla, incomprendida en su momento, pero con el paso de los años transformada en una película imprescindible para varias generaciones. Pues bien, desde que supe que se estaba gestando esta continuación, mi nostalgia infantil se vio motivada con la posibilidad de que pudiera encontrar en ella algo del encanto original de la primera, algo de su inocencia tecnológica y su fantasioso planteamiento. Pero tengo que decir que, como cabría esperar, mi nostalgia infantil se equivocaba. Y es que "Tron legacy" es una decepción bastante previsible, un auténtico alarde tecnológico, visualmente sorprendente, pero completamente vacío, con un guión plano y/o confuso, unos diálogos de juzgado de guardia y un protagonista (un tal Garret Hedlund) detestable y con la misma expresividad que una piedra pomez. Y es una verdadera pena, porque tras un comienzo muy prometedor-digamos que los primeros 40 minutos resultan espectaculares y acertados, con las escenas de las batallas de discos y las carreras de motos-, a partir de ahí, el impacto por el contenido visual da paso a el sopor y/o el estupor por lo pretendidamente complejo y más bien enmarullado de su ¿argumento?...Y es que nunca me cansaré de decirlo: por muy espectaculares que sean los efectos especiales de una película, si no existe una buena historia y unos buenos personajes, la película no vale nada. Jeff Bridges está muy perdido en su papel de Obi Wan Lebowsky en plan zen y para colmo le dan más primeros planos a su réplica digital, el tal Clu, que, todo sea dicho, es un pésimo actor. Tal vez solo podamos rescatar las susodichas escenas de acción, el papel de Quorra (Olivia Wilde, la más humana, apetitosa y creíble de la función) y la estupenda banda sonora de Daft Punk. Ya se cargaron mitos de nuestras más tiernas memorias infantiles como en la penosa resurrección de Indiana Jones y aquí siguen con el mismo propósito, el de convertirse en auténticos asesinos de nuestra más sagrada nostalgia.

PD: Lo del 3D me parece cada vez más un auténtico timo para sacarnos 3 euros más en la entrada...

sábado, 18 de diciembre de 2010

"BALADA TRISTE DE TROMPETA": LAS PESADILLAS DEL AMOR PRODUCEN MONSTRUOS


"Con miedo todo sale mejor..."

Natalia en "Balada triste de trompeta"

Escribir una crítica sobre la última película de Alex de la Iglesia no resulta una tarea fácil. Es algo que pasa con cierta frecuencia; uno no puede simplemente decantarse por una valoración en blanco y negro; buena o mala, genial o bodrio. En este caso los adjetivos aplicables a "Balada triste de trompeta" resultan variados y a menudo contradictorios. Original, violenta, divertida, brutal, dramática, sensual, excesiva, incómoda, libre, desequilibrada, apasionada, única. Con un arranque potente e hipnótico (los títulos de crédito son memorables) Alex de la Iglesia compone una catarata febril y anárquica de imágenes de pesadilla, diríase el resultado de una resaca de 40 años de franquismo pasada por la termomix del gore, la influencia de la televisión y sus payasos y monstruos, el comic, el esperpento más berlanguiano y todo para contar una historia de amor loco, nunca mejor dicho, de amor llevado hasta el límite, donde el amor y la muerte no solo se dan la mano, sino que echan un polvo salvaje. La película tiene la gran virtud de ser única, de ser incomparable con cualquier título reciente, ya sea del cine español o internacional. Y es que amigos, Alex de la Iglesia ha hecho lo que le ha dado la real gana, lo cual tiene un mérito incuestionable. Pero también ahí radica uno de sus peores "defectos"(el lenguaje se queda corto en estos casos de ambivalencia), ya que la cinta sufre la enfermedad de Elefantiasis (si, la deformidad grotesca del Hombre Elefante), mostrándose desequilibrada y deforme como sus protagonistas, haciendo un triple salto mortal de verosimilitud, del que sale, por lo general, entera, pero quizas algo magullada. El trío protagonista está sencillamente genial; tanto Carlos Areces como Antonio de la Torre -las dos caras de un mismo engendro- bordan sus papeles y Carolina Bang resulta un descubrimiento sensual y perturbador. Experiencia extrema, ver "Balada triste de trompeta" te deja tocado, con sus turbadoras imágenes enganchadas a tu retina y a tu memoria y aunque desde luego no es de fácil visionado ni para estómagos delicados, es, con toda seguridad una cita ineludible, una fantasmagoría circense producto de la explosiva imaginación del que ya podemos empezar a calificar como un genio del séptimo arte...

jueves, 9 de diciembre de 2010

"BIUTIFUL": "VERI AGLI"


Javier Bardem mea sangre. Tiene muy mala cara. Vive en una infravivienda sucia y desordenada. Trapichea con inmigrantes explotados. Su mujer está como una auténtica regadera y tiene que ocuparse de sus hijos. Su hermano es un hijo de puta hortera que para colmo se beneficia a su mujer de vez en cuando. Bardem, además, tiene el don de poder hablar con los muertos(¿?), se los encuentra encaramados a los techos. Todo es sórdido, sucio, feo, oscuro, deprimente. Todo llevado al extremo. La banda sonora es disonante y desagradable. No sabemos que es lo que nos quiere decir el Señor Iñárritu con exactitud. Si, ya somos conscientes de que en el mundo hay mucha miseria y que el alma humana está corrompida, pero...¿A dónde quiere usted llegar? ¿Cuál es la tesis de la película, si es que tiene alguna? ¿Era necesario que durara dos horas y media y que un 30% de los diálogos no se escuchara correctamente? ¿O es que sólo pretendía una especie de "epater le bourgeois" bastante trasnochado? ¿Un intento de sacudir las conciencias apoltronadas de los burgueses que miran a otro lado cuando tienen estas tragedias puerta con puerta? Si era eso lo que pretendía, Señor Iñárritu, no lo ha logrado. Lo único que ha conseguido es hacer que el visionado de "Biutiful" sea prácticamente insportable, una experiencia parecida a la de una resaca de alcohol de 96 grados. Todo muy confuso, muy tendencioso, muy vacío. Y eso que el gran actor que es Javier Bardem salva la función de la nausea total...

sábado, 4 de diciembre de 2010

"BON APPÉTIT": UN PLATO ALGO INSULSO

A veces me pregunto si es que soy demasiado exigente o perfeccionista en mis gustos cinematográficos, pero que queréis que os diga, a mi la historia de un cocinero joven y ambicioso que se enamora de una sumiller y tiene que pelear por su amor no me parece el colmo de la originalidad. La película se mueve en terrenos más bien tópicos y previsibles, aunque es cierto que hay que agradecerle que no conceda giros facilones de guion (sin tilde) ni un final feliz postizo y encorsetado.

PORQUÉ NO ME GUSTA BON APPETIT...


Si bien es cierto que la vi doblada-una práctica que odio y de la que no puedo escapar en la cinematográficamente parapléjica ciudad de Cádiz- hay un exceso de música en la película, (esta especie de pop indie tan de moda y que debería ser eliminado de la faz de la tierra) lo cual se carga el clima intimista que pretende crear. Los diálogos no son el colmo de la sutileza ni parecen decir nada nuevo o que no se haya contado ya. Unax Ugalde será muy guapo, si, pero como actor es más bien detestable, un catálogo de miraditas interesantes, barba de tres días y mohines varios. Cuando tiene que llorar parece un cernícalo extreñido, como si se le fuera a romper la cara de tanto esfuerzo. La historia se desarrolla en el mundo de la cocina, si, pero igual daba que se hubiera desarrollado en el gremio de los taxidermistas o el de los sexadores de pollos. Simplemente es un entorno en el que desarrollarla. Toda la cinta tiene un aire a lo que en los 80 y 90 se llamaba un "Europudding", a saber, una coproducción europea, filmada en inglés y con actores de diversas nacionalidades con la pretensión de llegar a varios mercados. El resultado; una mezcla de ingredientes más bien insulsa, algo más digna que la media y con un

-digamos-relativo buen gusto, pero que no acaba de apasionar ni a alemanes ni a ingleses ni a españoles. Y el nivel general debe estar muy mal, porque la crítica ya la ha puesto poco menos que por la nubes...o será que son amiguetes del director...

lunes, 22 de noviembre de 2010

"COPIA CERTIFICADA": EL FRAUDE DEL CINE "ARTÍSTICO"


Mira que ya lo sabía; que me conozco el laureado y aclamado cine de Kiarostami, que estoy prevenido de lo tedioso de sus cintas, de lo plumbeo del ritmo de sus películas, de la pretenciosidad y afan de trascendencia contínuo de su filmografía, de lo inaccesible y frío de sus propuestas. Pero una vez más, me dejé engañar por la crítica y caí:. "Obra maestra", "Juega a imitar a Rosselini" "Llena de diálogos divertidos", "conmovedora"...¿Pero que coño se han fumado los críticos? ¿Por qué existe tanta distancia entre lo que ellos vieron y lo que yo he soportado entre soñolientas cabezadas? ¿Dónde está la emoción en esta película? ¿Dónde están los ecos de Rosselini? ¿De donde se ha sacado a ese cara de palo insoportable llamado William Shimell? ¿Qué demonios nos quería exponer en esta conferencia anticinematográfica de hora y media? ¿Por qué Kiarostami no se dedica mejor a escribir sesudos ensayos sobre la naturaleza del arte y nos deja en paz? ¿Por qué hay tanta distancia entre el "autor", la "crítica de prestigio" y el "público llano"? Como véis muchas preguntas sin respuesta; bueno, sólo una: Juliette Binoche: su inmensa belleza y talento interpretativo brillan con colores vivos en medio de tanto gris...

jueves, 18 de noviembre de 2010

"THE TOWN": LADRONES EN FAMILIA


El sosainas de Ben Affleck sorprendió hace unos años con su debú como director, la muy deudora del último Clint Eastwood, "Gone baby, gone". No por casualidad estaba basada en una novela de Dennis Lehane, autor de la maravillosa "Mystic River" y se movía en los ambientes de los barrios obreros americanos para contar una historia de crimen y redención. Y es en ese mismo universo en el que se mueve "The town", película de atracos, de ladrones condenados a seguir siéndolo por sus genes, por la herencia familiar que convierte el robo en una tradición y la tradición en una condena. Con estos mimbres y un puñado de buenos actores (John Hamm, Jeremy Renner, Pete Postlewhaite, siendo el único que chirría el inexpresivo de Ben Affleck, que debería dedicarse exclusivamente a la dirección) Affleck crea un thriller muy apreciable, cuya máxima virtud son las potentes escenas de atracos, alguna persecución y un clímax final con tiroteo muy del estilo de Michael Mann donde consigue una especie de clasicismo sobrio muy de agradecer. Una película entretenida y muy digna, que tan solo se resiente por la trama de amor-poco creible y simplona- entre Affleck y la bella Rebeca Hall, pero que tampoco llega a chirriar. No deja de sorprender el pulso y buen gusto de Affleck a la hora de dirigir cine...¿Será que tiene un "negro" o simplemente que las apariencias, como de costumbre, engañan?

sábado, 13 de noviembre de 2010

¡ADIÓS MR. BERLANGA!


La muerte anda atareada en estos primeros compases del otoño. Parece como si se le hubiese amontonado el trabajo durante las vacaciones y ahora estuviera finalizando-nunca mejor dicho- las tareas pendientes. O como si se tomara al pie de la letra eso de que Noviembre es el mes de difuntos. A la muerte del genioamigo Carlos Edmundo de Ory se le han sumado la de Dino de Laurentiis- el último gran productor a la antigua usanza- y la más reciente de Luis García Berlanga. Berlanga también puede ser considerado uno de los grandes directores clásicos del cine español que sobrevivía al paso del tiempo. Aunque tal vez la etiqueta de clásico no sea muy apropiada. Siempre dio la impresión de mantener un espíritu joven e iconoclasta, con su fetichismo reconocido, con su actitud entre burlona, satírica y humana ante la vida. Aunque "Bienvenido Mr Marshall" sea de sus películas la que más perdura en la memoria colectiva ("Americaanos, os recibimos con alegría...") Mr Berlanga tiene en su haber genialidades del neorrealismo español (si es que eso llegó a existir) como "Plácido", "Los jueves milagro"o la ya mítica "El verdugo" en la que era capaz de reirse de algo trágico como la profesión de matar legalmente. Es esta película precisamente la que mejor define su postura ante la existencia, capaz de convertir un hecho dramático en comedia hilarante, capaz en definitiva de reirse de todo, lo cual es un rasgo de las personas inteligentes. Durante los 70 y 80 nos daría otros títulos como "Tamaño natural" en la que contaba la historia de amor entre un hombre y...una muñeca de plástico y la trilogía de la Escopeta Nacional. No puedo evitar imaginarme a Berlanga-donde quiera que esté- tomándose un carajillo con algunos de sus compañeros de la Vieja Guardia del cine español: Fernando Fernán Gómez, Manuel Alexandre, Paco Rabal, Agustín González...Seguro que se están riendo de todo. Como debe ser.

lunes, 1 de noviembre de 2010

"LOS OJOS DE JULIA": SOLA EN LA OSCURIDAD


El astuto y talentoso Guillermo del Toro vuelve a repetir una operación comercial parecida a la de "El orfanato", que tan pingües resultados monetarios le dio. A saber: una cinta de género (esta vez más cercano al thriller, con sus pinceladitas de gore), dirigida por un realizador practicamente novel, basada en los códigos de las películas norteamericanas y protagonizada por la que esta llamada a convertirse en la nueva "Scream Queen" española, la otrora televisiva Belén Rueda.Y el resultado, aunque no en la forma, es muy parecido en el fondo. Una película efectiva y efectista, muy bien realizada pero con un guión lleno de incongruencias e inverosimilitudes, errores que por otra parte suelen pasar desapercibidos para un espectador medio que solo quiere pasar hora y media de diversión sin hacerse demasiadas preguntas. Y aunque "Los ojos de Julia" comienza con fuerza y contiene, al menos dos secuencias talentosas (Belén Rueda espiando al grupo de ciegas y la posterior persecución, la escena final, que recuerda a aquella película de Christopher Lambert llamada "Jaque al asesino"), va perdiendo gas a medida que acumula tópicos del género y soluciones narrativas forzadas, amen de resultar un tanto reiterativa. Nada que objetar a la fotografía, ambientación y diseño de producción, pero bastante con respecto a las motivaciones de los personajes, la justificación de algunas acciones o la elección de Lluis Homar, que será muy buen actor pero no puede hacer todos los papeles. Especialmente molesto resulta ademas un cierto aire romántico de baratillo que asoma en un par de momentos y que nada aporta a la historia, como si el director quisiera echarle un poco de azucar a tan oscuro cóctel. Resumiendo, se echa el rato, pero no le pidáis más...

domingo, 24 de octubre de 2010

"LA RED SOCIAL": CAMBIO AMIGOS POR MILLONES


¿Cuál es el secreto de Facebook? ¿Por qué nos hemos convertido en adictos a estar consultando quien escribe en nuestro muro o etiqueta alguna foto en la que aparecemos? ¿Cómo puede ser que la mayor red social del mundo sea producto de un tipo incapaz de relacionarse socialmente, con la misma empatía de un lemur recién despertado? Creo que el principal éxito de facebook es su oportunismo, su capacidad para aunar todas las herramientas de contacto en una, de tal forma que no necesitas acudir a varios sitios web para subir una canción, publicar un texto o tontear con una chica. Dicho esto, y teniendo en cuenta que no me parecía especialmente fascinante la historia de la fundación y guerra por el control de facebook, me sorprendió que dos talentos como David Fincher y Aaron Sorkin se interesaran por esta historia. Fincher, uno de los directores más valorados del panorama USA actual, con títulos memorables a sus espaldas como "Se7en","The game" o "El club de la lucha" y que se puso un poco trascendente y plomizo con su última "Zodiac". Y Aaron Sorkin, muy reputado guionista con títulos como "Algunos hombres buenos", "La guerra de Charlie Wilson" o la serie "El ala oeste de la Casa Blanca". Pues bien, tengo que decir que aunque "La red social" está bien contada -te hace mantener el interés- y correctamente filmada, no provoca en mi ningún tipo de emoción (acaso no lo pretendía), siendo una película fría y algo desangelada, con un Fincher comedido y falto de imaginación; como si el guión, ferreo y bien construido, hubiera tirado demasiado del carro. Y es que como digo, nada es desdeñable en la película, los actores están muy correctos, la música de Trent Reznor es potente, etc...Pero hay una sensación de inadecuación que planea todo el rato. Como si alguno de los factores de la ecuación no fuera correcto. Como un traje a medida aparentemente impecable pero sin nada que llame la atención. O tal vez es que la idea era llegar a gustar a los 500 millones de usuarios de Facebook, en cuyo caso es dificil crear algo mínimamente arriesgado y provocador, que te remueva, como hiciera Fincher, hace algunos años ya, en su mítica "El club de la lucha".


jueves, 14 de octubre de 2010

BUENAS PELÍCULAS, MALAS PELÍCULAS


Seamos sinceros, a todos nos gustan las malas películas, o por lo menos algunas...No sé porque extraño mecanismo cerebral-más bien emocional- tenemos algunos gustos más inconfesables que otros. ¿Por qué nos cargamos "Pretty woman" todas y cada una de las 300 veces que la han echado en televisión? ¿A quién no lo gustan bodrios como "Dirty dancing", "Oficial y caballero"-era una de mis favoritos de pequeño-"Superdetective en Hollywood", "Top gun" u otras americanadas por el estilo?... Supongo que en parte porque nos hemos criado viéndolas, porque hemos enfatizado rápidamente con las tramas, personajes simplones o conflictos, irreales pero resultones. ¿Por qué un engendro como "Ghost" es capaz de hacernos llorar y tuvo semejante éxito? Y en el otro lado...¿Por qué una supuesta obra maestra de Kiarostami o Bergman puede dejarnos fríos y bostezando? Supongo que simplemente porque somos humanos, porque queremos historias -a veces- que no nos "rallen" demasiado, con las que podamos divertirnos sin hacer grandes esfuerzos, que tengan personajes a los que admirar u odiar, buenos y malos, secundarios graciosos, chicas guapas y héroes maravillosos. Aventuras, acción, terror...Claro que no sólo de esto podemos vivir...Cuando una película consigue ser a la vez "entretenida" y de calidad, pues ya es la monda. Pongo algunos ejemplos: "Tiburón", "El padrino", "La huella, "Blade Runner" y muchos más; films que conjugan la comercialidad, la capacidad para llegar al corazón de mucha gente pero sin caer en trampas facilonas...Peeero, también hay películas malas que nunca podrán gustarnos; suelen ser aquellas que no tienen sentido del humor, que se toman demasiado en serio, que directamente nos enervan, que no tienen nada que contar...Desde aquí os propongo un "outing cinéfilo"...¿Cual es vuestra "mala película" favorita?

miércoles, 13 de octubre de 2010

ALEXANDRE QUE ESTÁS EN LOS CIELOS


Al evocar a Manuel Alexandre no puedo evitar imaginarme una escena especialmente propia del su-ruralismo de José Luis Cuerda en películas como "Amanece que no es poco", "Total" o "Así en el cielo como en la tierra". A saber: Manuel Alexandre llega al cielo, con su traje de chaqueta de pana y mirando hacia todos lados con cara de incredulidad. San Pedro, que podría ser perfectamente Agustín González, lo recibe con sus barbas blancas:

MANUEL ALEXANDRE
Oiga, pero...¿Esto es el cielo?
SAN PEDRO/AGUSTÍN GONZÁLEZ
Pues claro hijo, has llegado al reino divino...

MANUEL ALEXANDRE
Pues vaya mierda de cielo, ¿no? Yo esperaba encontrarme ángeles con trompetas, fanfarrias, coros celestiales y sobre todo...unos acabados más lujosos, como con más brillo ¿sabe?

SAN PEDRO/AGUSTÍN GONZÁLEZ
Pero hijo mío, no blasfemes en vano, tengamos la fiesta en paz...

MANUEL ALEXANDRE
No, si yo no tengo intención de blasfemar por blasfemar, pero vamos, que esto ni es cielo ni es ná. Un auténtico despropósito.¿Y está seguro que esto es todo?¿O hay una segunda planta?

THE END



MUCHOS ABRAZOS, DON MANUEL, AHORA EL CIELO SERÁ UN POCO MEJOR...




martes, 12 de octubre de 2010

LAS PRIMERAS PELÍCULAS


¿Alguno de vosotros recuerda cuál es la primera película que vio en una sala de cine? No es fácil amigos, no. Y es que las primeras veces que uno acude a este extraño habitáculo, no se sabe bien lo que esta sucediendo en la pantalla; la luz del proyector, las imágenes que se reflejan en el rectángulo blanco como sombras chinescas, el sonido que parece provenir de todas partes y de ninguna, las pequeñas luces de la hilera de butacas...Todo es mágico e inexplicable, la sala en sí es alucinante y el espectáculo, asombroso. Creo que fue "E.T. el extraterrestre" (1982) la primera de todas. Y no es un mal comienzo para un niño de 4 0 5 años. (¿Qué queríais, que viera una de Kiarostami?) Poco después (o antes, los recuerdos aparecen desordenados) pude ver "Fantasía", la cuasi experimental película musical de Disney que me fascinó y aburrió a partes iguales. Después vinieron los cines de verano al aire libre y las quedadas con amigos para ver pelis en grupo. Durante buena parte de mi infancia celebraba mis cumpleaños invitando a 5 o 6 amigos al cine. Esa era mi idea de la felicidad. Claro que por entonces lo de menos era la película que íbamos a ver. Acudir al cine se convertía en una aventura/gamberrada en la que explorábamos los confines de la sala, investigábamos los posibles accesos a la sala del proyector, molestábamos a los espectadores y en resumen, la liábamos pasando maravillosas tardes. Si el cine es mágico para los adultos, para un niño es -como decían en "Arrebato"-...¡A-L-U-C-I-N-E!

domingo, 10 de octubre de 2010

"WALL STREET 2": UNA BURBUJA HERMOSA Y VACÍA


Con Oliver Stone sucede que uno no sabe muy bien si critica o muestra su fascinación-tal vez ambas cosas- hacía el objeto que esta filmando. Es lo que sucedía con la ya mítica "Wall street"(1988), oda al yupismo, que si pretendía meter el dedo en la llaga del capitalismo emergente y feroz de la USA ochentera, conseguía casi lo contrario; es decir, que te entraran ganas de ser ese Gordon Gekko arrogante y excesivo, pagado de si mismo, atiborrado de gomina y con el dinero por maldición. En ese momento la película fue una radiografía precisa de lo que estaba sucediendo y procuraba no tomarse demasiado en serio, consiguiendo convertirse en una especie de comedia kitsch. "El secreto de mi éxito" de Michael J Fox, pero un poco más solemne. Pero si la original no tenía reparos en mostrar esa fascinación hacia el consumismo y el dinero, en esta tardía secuela -o más exactamente "comeback"-Oliver Stone parece tener reparos para dejar que se note la baba que suelta ante indecente ostentación. (Con la crisis que tenemos en lo alto no esta bonito que se te ponga dura con los billetes de mil, parece decirse todo el rato el Señor Piedra)."Wall street. El dinero nunca duerme" se mueve todo el tiempo entre la ampulosidad de su diseño de producción y la reprobación con moralina de la avaricia que da pie a todo. Es cierto que el envoltorio de la película es espectacular; impresionantes planos aéreos de Nueva York, una potente banda sonora, un reparto de lujo, excesivos montajes visuales. Y detrás de todo eso, una gran nada. Como una hermosa pompa que acaba por explotar en nuestras narices en un final tan forzado como inverosimil. En otras palabras, lo que nos gustaba de la primera era la desfachatez de ese Michael Douglas amoral y descontrolado, que aquí se ha convertido en un abuelito ex-convicto y con dilemas éticos. Y es que en estos tiempos de corrección política ya ni siquiera Gordon Gekko puede ser tan hijo puta como era.

sábado, 2 de octubre de 2010

TALENTO BAJO TIERRA


Hoy en día, todos lo sabemos, es muy dificil encontrar películas de calidad y aún más complicado que te cuenten una buena historia de manera original. Rodrigo Cortés se propuso un reto: 1 personaje, 1 escenario claustrofóbico, 1 buen guión -muy bueno, de hecho- y toneladas de talento. Con eso arma una película sorprendente, que consigue clavarte a la butaca sin posibilidad de moverte, haciéndote que pases por el mismo calvario que nuestro querido Paul Conroy en su ataud, maravillosamente interpretado por Ryan Reinolds y que sin duda se merece un oscar por su tour de force bajo tierra. Cortés viene a demostrar que nada es imposible en el cine, consiguiendo el más dificil todavía; que pasemos por el aro de un propuesta en apariencia dificil de soportar, de alguna manera cercana al cine experimental, convirtiéndola en una película de aventuras en 2 metros cuadrados, una alegoría maravillosa en esta época donde el espacio se paga muy caro..."Enterrado" aprovecha al máximo los recursos -pocos, pero esenciales- al alcance de la mano para hacer 90 minutos de cine bien condensado, de entretenimiento con pinceladas de crítica bélica, humor negro, thriller, etc...De un plumazo Cortés demuestra que el cine español no sólo son películas de corte social o intimista(ya hizo lo propio Monzón con su portentosa "Celda 211") y es que el cine no entiende de nacionalidades, tan sólo de malas o buenas historias. Y allí, bajo las calientes arenas del desierto de Irak, hemos encontrado una mina de oro fílmico.

miércoles, 11 de agosto de 2010

ORIGEN...¿DE QUÉ?

Christopher Nolan siempre me ha parecido un tipo brillante, pero también sobrevalorado. Es algo que pasa mucho con la crítica de cine; en cuanto vislumbran a alguien con talento lo encumbran al olimpo cinematográfico, convirtiéndolo en poco más o menos que un maestro...(Un tal Shyamalan es buen ejemplo de ello) Sinceramente, no caí subyugado ante las bondades de "Memento" y fui de los pocos que consideré "El caballero oscuro" como una película más bien plomiza y aparatosa, al igual que la mucho menos laureada "Batman begins" me pareció un entretenimiento de lo más estimulante. Reconozco que esperaba "Origen", thriller onírico protagonizado por Leonardo Di Caprio, con ansias cinéfilas. La campaña de promoción ha sido excelente, rodeada de secretismo y filtrando las mejores escenas de la película en un trailer muy prometedor. En otras palabras, tenía muy buena pinta. Y aunque es de justicia reconocer un puñado de ideas brillantes y alguna escena poderosa-la del pasillo del hotel, el desdoblamiento escheriano y magritiano de las ciudades- de las que se quedan en la retina, "Origen" me resultó una decepción bastante dolorosa. Nolan desaprovecha los escenarios oníricos de su pesadilla, tratando de racionalizar constantemente, afanándose por darle una lógica que tal vez no fuera necesaria. (David Lynch sabe bastante al respecto) Y la película vuelve a resultar un tanto pesada, con diálogos explicativos y más bien insufribles y con escenas de "acción" tan ridículas como innecesarias, como por ejemplo la de la nieve. Nunca se ha visto un plantel de actores más desaprovechados, especialmente doloroso es el nimio papel para un actorazo como Michael Caine. En resumen, me parece una película tan talentosa sobre el papel como carente de emociones en la práctica. No me provocó ninguna sensación este "Origen" Y eso, amigos, no lo perdono...

lunes, 26 de julio de 2010

TOY STORY 3; LA MAESTRÍA DE NARRAR

Pocos son los que hoy en día consiguen narrar una historia, crear personajes creíbles, emocionar sin caer en lo sensiblero o lo facilón. Y resulta paradójico que de los pocos que aún lo consiguen esté un señor, John Lasseter para más señas, que cuenta historias con dibujos animados. Aunque claro, llamarle dibujos animados a esto sería como decir que la Mona Lisa es un boceto..."Toy story 3" sigue en la intachable línea de Pixar: maestría técnica con maestría narrativa, un guión perfecto, lleno de matices y con personajes más dimensionados y humanos que la mayoría de las películas que vemos. Un derroche de imaginación, una historia que se disfruta porque probablemente sus creadores han disfrutado haciéndola (la clave para todo, no lo olvidemos) Un conocimiento milimétrico de los códigos cinematográficos y sus géneros (en este caso, el carcelario) un manejo de los tempos admirable, en una catarata de imágenes engarzadas en una aventura divertida y emocionante. Una galería de personajes-juguetes maravillosa, rica, variada y entrañable. (Las coñas con Ken y Barbie son simplemente geniales) Compañeros, el cine al que fui a verla estaba lleno de adultos riéndose, deseando disfrutar por un rato, dejarse llevar y volver a ser niños sin dejar de ser tratados como adultos. Lo cual tiene un mérito dificilmente cuantificable. Idear un gag que saca una carcajada igual a un niño que a un adulto, que sabe decirle a cada uno una cosa diferente, diciendo la misma. Una delicia, en resumen, que aún resulta más gozosa gracias al corto que la precede. A verla. Ya

sábado, 17 de julio de 2010

MR. NOBODY

Vamos a ver, vamos a ver...tengamos la fiesta en paz. Resulta que este engendro de película ha sido aclamado por gran parte de la crítica e incluso ha ganado algún premio festivalero y todo...pues sólo comentaros, queridos amigos, que es la más absoluta nadería, el vacío argumental más absoluto y para colmo interpretada por el pusilánime de Jared Leto. Un derroche de efectos especiales para contar una historia a medio camino entre la ciencia ficción mística filosófica y el cine de autor europeo, cuya conclusión principal al cabo de 20 minutos es...¿De que coño me están hablando? ¿Qué mierdas me quieren decir? La teoría de las cuerdas, el big bang, o simplemente nada. Una sucesión de escenas publicitarias con una selección musical bochornosa en la que sencillamente no se dice NADA, pero con la apariencia de contarnos cosas muy profundas. Desconfiad de los críticos, sencillamente no tienen ni idea pero quieren parecer muy cools. Se me vayan a la mierda los críticos, Mister Leto y Mister Van Dormael, tal y como reconocen en el título de la película, ustedes no son NADIE.

domingo, 27 de junio de 2010

"ANVIL" O LA OTRA CARA DEL ÉXITO

¿Qué podría tener de interesante -a priori- un documental acerca de una banda de heavy metal poco conocida y aún menos reconocida, a la que ni la suerte, ni los promotores, ni el tiempo ha tratado con justicia? Pues bien, "Anvil" es una de las películas más interesantes y emocionantes de la temporada, una necesaria radiografía a los mecanismos que hacen que un grupo triunfe por cada 100 que se quedan en el camino. Un guantazo necesario e implacable a la filosofía del éxito rápido, de la ascensión fugaz y de lo bonito y guay que es tener una banda. La historia de dos tipos, entrañables, que llevan 30 años intentando sacar su banda adelante, con todos los elementos en contra y casi ninguno a favor. La demostración de que no vale con perseguir tus sueños para alcanzarlos, de que ese tópico de "si peleas, lo conseguirás" no es cierto. Y también de que aún así seguir en esa lucha es lo más honesto que puedes hacer, tal vez lo único que puedes hacer si tienes verdadera vocación. "Anvil" muestra los entresijos de una industria que muestra una cara menos glamurosa y más sucia y realista, pero sobre todo es la historia de Robb Reiner y Lips, dos amigos que llevan persiguiendo un sueño con la misma ingenuidad e ilusión-aunque con unos kilos de más- que cuando con 15 años ensayaban en el garaje de sus padres. "Anvil" está realizada por Sacha Gervasi, guionista de películas como "La terminal" y su condición de guionista que sabe manejar los tiempos narrativos y los giros de guión queda patente. La película tiene numerosos hallazgos, emociona, provoca risas y un final maravilloso, de los que resumen todo el sentido de la cinta con un preciso corte a tiempo. "Anvil" contiene mucha más verdad que cualquiera de los bodrios y/o engendros palomiteros que podemos encontrar en la cartelera...





sábado, 17 de abril de 2010

ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS

Bueno queridos, aquí me hayo, de nuevo en la capital, un terreno particularmente propicio para los fantasmas y otros entrañables monstruos. ¿Y qué puedo hacer en la capital? Efectivamente, ir al cine. Y esta vez fuí a lo grande: Sesión Golfa del Viernes en los Cines Ideal, a ver la peli del amigo Tim en Versión Original y en 3D. Toma ya. En primer lugar quiero decir que lo del 3D es un auténtico timo, por lo menos en esta peli. Por lo visto no la rodaron con este sistema sino que la adaptaron después para llevarse el gato (de la taquilla) al agua. Y lo están consiguiendo. Pero de la sensación de tridimensionalidad, poco o nada. Dicho esto, me ha sorprendido favorablemente, porque sin ser nada del otro mundo, son dos horas de entretenimiento muy bien llevadas, con aciertos visuales, interpretativos y de guión. Muy por encima de bodrios como "El planeta de los simios" o "Charlie y la fabrica de chocolate", para que nos entendamos. Y me gustó ese aroma a película infantil/juvenil de los 80, pongamos por ejemplo "La historia interminable" o "Dentro del Laberinto" con maravillosos personajillos como El Lirón, Los Sapos(simplemente geniales) o La Oruga. Y como el guión habla de enseñanzas importantes a esa edad y tal vez a cualquier otra: Descubrirse a uno mismo, la necesidad de estar un poco locos para sobrevivir, la importancia de soñar despierto...Mia Wasikowska esta perfecta en el papel de Alicia y Johny Depp aporta un matiz de ternura y una mirada de estar verdaderamente loco. Resumiendo; no me dormí, lo cual es mucho a la una de la mañana. Y mejor aún: la sala estaba llena, lo cual me aporta un extraño regocijo. Ahora bien, lo mejor de todo fue el nuevo trailer de la esperadisima "Tron Legacy", con una imágenes impresionantes, que promete ser un auténtico peliculón.

domingo, 28 de marzo de 2010

EL ESCRITOR

¡Hasta el último pliegue de mis sábanas tiembla de satisfacción después de haber visto esta obra maestra! ¡Hay esperanza! ¡Todavía se hace buen cine! ¡Ululo de placer, amigos! Polanski responde al mundo que lo ha censurado por un delito que cometió hace 30 años y por el que la víctima ya le ha perdonado con lo único que sabe hacer: buenas películas. "El escritor", cuyo título original en realidad se traduciría por "El negro", en el sentido de escritor anónimo, es la adaptación de una novela de Robert Harris, cuya superficie puede parecer la de un thriller, pero que contiene una carga mucho más explosiva en su interior. Ya sabemos que el bajito polaco maneja las claves del thriller como nadie en la actualidad, se maneja como pez en el agua y nos mantiene literalmente enganchados a la pantalla, deseando saber que es lo siguiente que va a pasar, que de eso es de lo que trata en resumidas cuentas esto de contar historias con imágenes. Un guión sencillamente magistral, que abarca registros como el incisivo y sutil humor negro, la denuncia política "conspiranoica" pero real, el más puro suspense. "El escritor" voltea a los espectadores como le da la gana, arrastrándolos, sumisos, a un final prodigioso, probablemente de los que hará época, con un uso del fuera de plano maravilloso y que nos remite inevitablemente al final de aquella obra maestra llamada "Atraco perfecto" del gran Kubrick. Película que denuncia con poco disimulo a siniestros títeres del poder (y a sus invisibles tirititeros) como Tony Blair o George Bush y sus tejemanejes que acaban con miles de vidas. Película que sales reconstruyendo del cine, dándole sentido a muchas de sus escenas o pasajes, que deja un poso de cine grande, clásico y moderno a la vez. ¡Que fotografía, amigos, que planificación, música, que prodigioso escenario el de esa isla desolada y hermosa a la vez! Sólo puedo decir, una y otra vez: Id a verla, YA ¡Chapeau, Mr Polanski!

sábado, 27 de marzo de 2010

AFTER

No pude ver esta peli en el cine y llevaba tiempo detrás de ella. Alberto Rodríguez es uno de los directores más interesantes y auténticos del panorama actual, como demostró con "Siete vírgenes". Pues bien, tengo que deciros que "After" me parece, con "Celda 211", la mejor película española del año pasado, desde luego en registros completamente diferentes, pues una es un retrato generacional y la otra "una de cárceles", con lo cual se complementan perfectamente. "After", en la línea de otras cintas como "Mensaka", pero más actual, habla de una generación -la de los casi 40, pero que podría extenderse hasta los 30- bastante perdida. Sus tres personajes principales (estupendos los tres protagonistas) están totalmente solos, aún cuando en el caso de Tritán Ulloa tenga familia, lo que probablemente le hace sentirse aún más solo. A la soledad la intentan derrotar, con nulos resultados, mediante la evasión, la droga, el sexo sin compromisos. En este sentido son claros los particulares SOS que lanzan los protagonistas; Blanca Romero apropiándose de una perra herida y convirtiéndola en su "hija", Tritán Ulloa ante el desconcierto que le provoca la paternidad: padre e hijo mirándose como extraterrestres, Guillermo Toledo refugiándose en los chats ante su solitaria vida en hoteles. Todo resulta muy auténtico y muy sincero en esta película con una carga dramática mucho más profunda de lo que podría parecer en principio. Es fácil identificarse con alguno de los protagonistas en estos tiempos de soledad masificada, de velocidad irreflexiva. Alberto Rodríguez pone el dedo en la llaga, basándose en un guión modélicamente construido, donde no parece sobrar nada y que juega con precisión con el tema de los puntos de vista. Una misma noche vista por los ojos de cada uno de estos naúfragos urbanos que necesitan nuevos corazones. (Muy buena la escena en que le compran los corazones fluorescentes al vendedor chino) Retrato de extrañeza ante la edad adulta, de agarrarse con fuerza al pasado, a la última copa, al último polvo, a la última raya. Una película excelente, creo que no reconocida en su justa medida.

viernes, 26 de marzo de 2010

BROTHERS

Esta vez fui a mi particular iglesia acompañado de una gloriosa compañera, ya que estamos tan cerca de las entrañables fechas de semana santa. "Brothers" (que podría parecer el título de una de pandilleros sudamericanos) es el remake de una película sueca de hace varios años. Sabéis que estoy harto de denunciar la falta de ideas hollywoodiense, que alcanza límites vergonzosos, y sin embargo en esta ocasión estamos ante una película bastante estimable. Drama sobre los efectos (psicológicos, principalmente) de la guerra en una familia bastante agraciada, todo sea dicho: Tobey Maguire, Natalie Portman y Jake Gyllenhaal. Las interpretaciones, sin ser nada del otro mundo son correctas-también podemos ver a Sam Shephard, Carey Mulligan y Mare Winingham-, pero sobresalen especialmente las de las dos niñas, que se comen en pantalla a sus estrellas progenitoras. Resulta curioso que el que firma este sólido drama con su puntito patriotero sea el irlandés Jim Sheridan, que se dio a conocer con títulos tan poco "americanos" y tan buenos como "Mi pie izquierdo" y "En el nombre del padre". Y es que estas operaciones de reciclaje artístico las lleva ejerciendo Hollywood desde hace muchas décadas. Un director europeo destaca un poco y rápidamente recibe una llamada para vender su talento. El resultado suele ser la pérdida de la libertad creativa y practicamente de cualquier atisbo de originalidad, en beneficio de una cuenta corriente mucho más lustrosa. En resumen, que -como diría Linda Lovelace- yo me la tragué con bastante facilidad, reconozco que en parte debido al efecto hipnótico que provoca el bellisimo rostro de la Portman en mi. Que queréis que os diga, estoy enamorado de esta mujer desde que -siendo una niña- deslumbró en "León, el profesional". Algún día será mía....

martes, 23 de marzo de 2010

EL MAL AJENO

Queridos fieles de la religión fantasmal: sigo vagando por las oscuras salas de cine, un habitat natural para mí, aunque cada vez menos frecuentado por el resto de los mortales...En este caso me fuí a ver "El mal ajeno", película debut de Oskar Santos, un buen amiguete de Amenábar por lo visto, que ha hecho las labores de producción. Y el resultado no es ni malo ni bueno sino más bien todo lo contrario. Historia de un médico desalmado que descubre milagrosos poderes de sanación en sus manos sin necesidad siquiera de ir a Lourdes, la peli se ve sin demasiadas molestias, pues la realización y actores están muy correctos (incluido Noriega, que parece que va aprendiendo algo con el paso de los años) pero que a medida que se va acercando a un necesario desenlace explicativo va perdiendo gas a marcha forzada, resultando por momentos incongruente y desde luego falta de emoción, cosa que no perdono, amigos. El personaje de Belén Rueda es menos creíble que un político del PP explicando la trama Gürtel, hasta el punto de que presuntamente es alcohólica y en toda la película no se le ve bebiendo o borracha, pero en cualquier momento parece dispuesta a beberse un brick de leche Puleva y a tirarse de un lujoso yate...En resumen, un mal ajeno no del todo desdeñable, con alguna idea interesante, pero en todo caso más propicio para una tarde de lluvia y morriña. Como todos sabéis, Yo la hubiera hecho mucho mejor...

martes, 16 de marzo de 2010

PROXIMOS PROYECTOS DE HOLLYWOOD 2010-2011

Ante la alarmante falta de ideas nuevas (¿O es que ya no existen?) Hollywood sigue esquilmando juegos de mesa, haciendo remakes y adaptaciones. He aquí algunos de los nuevos proyectos para la próxima temporada:
REMAKES:
1) "GWTW" Remake de "Lo que el viento se llevó" en clave futurista y rodado en 3D. Lo dirigirá el maravilloso Michael Bay ("Armaggedon", "Transformers") con George Clooney como Reth Buttler y Angelina Jolie como Scarlatta O´Hara. Transcurre en el año 2079 y por algún motivo una raza de SuperCyborgs asesinos detruye Tara., ante lo que Clooney tendrá que perfeccionar su sonrisa de Nesspreso y la Jolie enseñará cachas. Habra secundarios negros graciosos y el presupuesto rondará los 14 mil millones de euros. Promete.
2) "CASABLANCA FOREVER" En este caso se recupera la historia de Rick y el Teniente Francés con el que iba a comenzar una bonita amistad. La acción se sitúa 30 años después en un asilo de Casablanca, al que llegará el personaje de Ingrid Bergman para despedirse de Rick, con cancer terminal. Al final hacen un musical recordando los viejos tiempos. En otras palabras, un melodrama geriátrico de tomo y lomo. Dirige James L. Brooks ("La fuerza del cariño") y protagonizan Jack Lemmon, Walter Matthau y Katharine Hepburn, buenos, sus versiones digitales al estilo de "El Cuervo", porque ellos están más bien muertos.
ADAPTACIONES
1) "OKA" Ya que su hermano Ridley ha decidido adaptar el Monopoly, Tony Scott opta por el familiar juego de la oca, por supuesto con Denzel Washington de protagonista en una aventura con innumerables saltos temporales, giros de cámara mareantes, banderas americanas y puestas de sol preciosas. Emma Thompson será la malvada Oca.
2) "SIMON" En esta ocasión se adapta el popular juego ochentero de música y colores. Todavía no se sabe nada del argumento (Probablemente no tenga) pero suena James Cameron como director, que dice haber inventado el 4D para esta película. Con la entrada se regalará LSD y en las puertas de los cines habrá ambulancias preparadas para los previsibles ataques de epilepsia. Shia LaBeouf tendrá el papel protagonista, el del color naranja y Gary Oldman será el malvado Negro.
3) Por último, Jerry Bruckheimer, productor megalomaníaco, ha decidido acometer su más ambicioso proyecto "GUÍA TELEFÓNICA"; una adaptación de la guía telefónica. Con un reparto de 100 millones de personas, la mayor parte del elevadísimo presupuesto se destinará al catering para alimentar a toda esa peña. Habrá explosiones para dar y tomar. Dirige el mono domesticado de Bruckheimer y el guión lo firma Lassie, en franca decadencia y que busca reorientar su carrera.
Así que, mientras haya palomitas... ¡¡A seguir yendo al cine!!

domingo, 14 de marzo de 2010

LOS HOMBRES QUE MIRABAN FIJAMENTE A LAS CABRAS...EL BODRIO DEL MES

O del año, podríamos decir. La verdad es que me lo paso bien haciendo estas críticas, para que nos vamos a engañar...Resulta que un grupo de buenos actores y amiguetes (Jeff Bridges, Ewan McGregor, George Clooney y Kevin Spacey) se reunen para echarse unas risas rodando una película supuestamente mordaz, caústica e irónica, de lo que resulta un bodrio infumable que no tiene ni puta gracia, con gags de principiantes, sin ritmo, en la que no pasa nada y que no cuenta nada. (Aunque en teoría habla de las peregrinas experimentaciones psíquicas del ejército americano). Y si, que ellos se lo habrán pasado muy bien rodándola, se habrán fumado unos porros y tal, pero para el espectador es una tortura china. Según mi padre :"Siento que he perdido dos horas de mi vida", con gran elocuencia. De lo que yo me planteo: ¿Es realmente necesario y moral gastarse tanto dinero -toda película lo vale- en una cosa así? ¿Porqué creían pertinente hacer un engendro así? ¿Donde le veían la gracia? ¿Es que estos grandes actores han sufrido una lesión cerebral que les impide distinguir entre lo bueno y lo malo? ¿Porqué se colocó número en taquilla la primera semana? ¿Porqué? ¿Porqué Dios mio?

miércoles, 10 de marzo de 2010

CRAZY HEART

Si os digo la verdad no me esperaba gran cosa de esta película, la historia de un cantante country fracasado y alcoholizado, pero Jeff Bridges es mucho Jeff Bridges, un tipo que cuenta con toda mi simpatía y admiración, un actor como la copa de un pino. Pues resulta que me llevé una grata sorpresa. "Crazy heart" es una película sencilla y pequeña, una historia muy bien contada, con un guión cuidado, sin grandes alardes, pero que le deja a uno con muy buen sabor de boca. La creación del personaje de Bad Blake, cantante country con un pasado de éxito en la música, pero echado a perder por el alcohol, es sencillamente portentosa, real. Un tipo que se enciende los cigarrillos con la colilla del anterior, que hace miles de kilometros con su vieja camioneta para tocar en tugurio de mala muerte, que apura sus whiskies como si fueran agua, para el que la resaca es ya la forma habitual de despertarse. Un tipo quebrado por la vida, herido por sus errores, pero que nos provoca una ternura brutal. Como un viejo oso herido. Los matices que aporta Bridges son ricos y variados, le dan al personaje una verosimilitud dificil de encontrar en el cine actual. Además a la película se le agradece que no entre en sentimentalismos baratos ni falsos finales felices. Para colmo, nunca he sido un aficionado al country y las canciones de la peli me han encantado. Todas hablan del desengaño, de los errores cometidos, de lo imperfectas que somos las personas, del hecho de que todos somos perdedores de alguna manera. Y es imposible que no me identifique con eso...

lunes, 8 de marzo de 2010

OSCARS 2010

Mi nivel de frikismo llega a cotas insospechadas incluso para mi. Como buen fantasma, me pasé toda la madrugada del Domingo vagando por mi casa cual alma en pena para...¡¡Escuchar los Oscars en la radio!!! Pero la verdad es que me dió una gran satisfacción enterarme de que James Cameron se fue practicamente de vacio con su "fabula-ecologista-por-los-cojones" (3 oscars técnicos menores) y que su ex-mujer Katrhyn Bigelow se llevó el gato al agua con una película de verdad, "The Hurt Locker" (6 Oscars entre los que se encuentran Pelicula, Dirección y Guión Original). Y es que no hay nada que soporte menos un fantasma que a otro fantasma. Y James Cameron es un fantasmón de cuidado. Ya pasó la época en que le importaba contar buenas historias y ahora solo le importa demostrar que tiene la más grande (la película más grande, el presupuesto más grande...) y la imaginación más pequeña. Por una vez los Oscars le han dado una patada al espectáculo vacío para reivindicar sobre todo una película muy bien dirigida. Se agradece también el Oscar a nuestro querido Jeff Bridges, aunque no he visto la película, este Nota se lo merece de sobra...Otra cosa es que a la estirada de Sandra Bullock le den un Oscar. Eso ha sido bastante triste, la verdad. También es maravillosa "El secreto de sus ojos" (Oscar a la mejor película extranjera) aunque la verdad es que creo que "La cinta blanca" es sencillamente insuperable. Y en fin, por lo que escuché la ceremonia fue aburridisima, pero yo aproveché para arrastrar un poco mis cadenas y aterrorizar a mis vecinos un poco. A ver cuando me dan a mi un Oscar, que seguro que me lo merezco más que la tontalculo esa de Sandra Bullock...

sábado, 6 de marzo de 2010

LOS LÍMITES DEL CONTROL?

El buen cine tiene que emocionar y si no, por lo menos entretener. Si hace las dos cosas suele ser un peliculón. Esta semana pasé de ir al cine y me alquilé una en el videoclub, una sana costumbre que no quiero perder. Resulta que hace un par de años estuve de visita en el rodaje (se rodó entre Madrid y Sevilla) de la última de Jim Jarmush. En plan fan me hice fotos con Jim y con John Hurt, grandisimo actor de leyendas como "Alien el octavo pasajero" o "El hombre elefante". Tenía curiosidad por ver que había resultado. Los técnicos decían que "plano por plano, todo junto, no tenía sentido." Y no andaban descaminados. "Los límites del control" es una experiencia fundamentalmente aburrida, una sucesión de situaciones (por llamarlo de alguna manera) con pequeñas variaciones en las que no pasa gran cosa. (Vamos, que no pasa nada) Los pocos diálogos son pedantes e insustanciales a la vez, como si quisiera decir algo, pero el resultado fuera el más vacío silencio, con cierto tufillo al cine de autor más vanal y estúpido. Creo que Jarmush pretendía hacer uno de esos ejercicios de deconstrucción que suelen seducir a cineastas autores en su madurez, pero que acaban resultando un verdadero pestiño a la gran mayoría de los espectadores. Gran parte del metraje lo abarca un hombre caminando por calles (!!!) Y lo peor es que se desaprovechan grandes actores como Hurt, Bill Murray o Tilda Swinton. Sólo deciros que el Making Off de la película dice mucho más y resulta mucho más interesante que la película en si misma. En el documental hay una frase de Jarmush interesante : "Cuando no sabes a donde vas, es imposible perderte". Cosa que es cierta, probablemente en la vida, pero no creo que en el cine. Cuando no sabes a donde vas, no vas a ninguna parte, que es lo que hace esta película. A menos claro que seas un genio como Godard (Y ni eso). Vamos, que Jarmush se ha hecho la picha un lio. Si por lo menos sus imágenes fueran cautivadoras o hipnóticas, estaríamos hablando de un ejercicio interesante, pero ni por esas...

Me ha hecho gracia esta crítica:

"Creo que lo que [Jarmusch] quiere decir es que si despojas a una historia hasta lo más esencial, te queda muy poco. Me pregunto cómo vendió la idea a sus inversores. (...) Puntuación: 0.5 (sobre 4)." (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)

Pero para que veáis que también están los críticos moñas:

"Esta es la versión Jarmusch de 'una de espías': un thriller envasado al vacío. Los fans del género pueden sentirse estafados pero los de Jarmusch se sentirán tan fascinados como este cronista. (...) Puntuación: *** (sobre 5)." (Antonio Weinrichter: Diario ABC)

martes, 2 de marzo de 2010

DAYBREAKERS

La principal cualidad de "Daybreakers" es a la vez su principal defecto; ese aroma de Serie B, de película ochentera de videoclub. Por algún lado se agradece el tufillo a peli de género, pero por otro no se llega a desatar, queriendo establecer un complicado equilibrio entre una de vampiros ochentera con una de vampiros actual, resultando de ello un híbrido más bien insípido, carente de humor (con un poco de coña hubiera ganado mucho) y totalmente asexualizada, lo cual resulta extraño en una peli de colmillos. Y es que lo mejor de "Daybreakers" son sus guiños de crítica política: el vampirismo como metáfora del capitalismo, la deshumanización progresiva, el establecimiento de una sociedad zombie, tan solo motivada por su ansia de sangre. En esta línea la mejor escena es aquella en la que un grupo de vampiros yuppies, con mono de hemoglobina, atacan un puesto de cafés, en el que-debido a las restricciones- solo se añade un 5% de tan preciado bien a las infusiones. Escena que nos recuerda muy mucho a la pérdida de las convenciones sociales en situaciones de emergencia, sin ir más lejos los saqueos en el terremoto de Chile. Pero la película no tiene alcance, por momentos parece el capítulo piloto de una serie de televisión y ni siquiera la presencia de actores solventes como William Dafoe o Sam Neill consiguen salvar una peliculilla que nos deja con ganas de más...sangre.



domingo, 28 de febrero de 2010

AN EDUCATION

No se ni porque me molesto en ir al cine a ver determinadas películas, con lo valioso que es el tiempo de un fantasma. Supongo que es que me aburro de ulular y arrastrar cadenas... "An education" no tenía mala pinta; guión de Nick Hornby ("Alta fidelidad"), buenos actores, una temática interesante...pero acaba resultando la típica peli de época previsible e innecesaria. Veamos por que. La historia: Chica de 16 años en un barrio inglés gris y mediocre apasionada por la cultura francesa y con furores uterinos tiene que elegir entre la mediocre educación de Oxford o la que le ofrece su particular Pigmalion, un Peter Saarsgard con más aspecto de rijoso que nunca. (Este hombre me desconcierta, su cara siempre esta a medio camino entre el sueño, la esquizofrenia y el asco) En esta ecuación por supuesto todos los que representan a la educación clásica son estúpidos (su padre, su madre, sus profesoras) y los amigos del rijoso resultan ser lo más cool e inteligentes del mundo. En otras palabras, muy simplista todo. La historia va avanzando en una línea tediosa, donde parece que prima más cierta nostalgia por una época que el hecho de contarnos algo o provocarnos alguna emoción, dos cosas que no se consiguen. El final, claro, se veía venir desde el minuto uno y en el camino nos hemos dejado escenas de verguenza ajena, como la del plátano(¿?¿?) o el pasaje en Paris, que parece un anuncio de ropa de principios de los 90. Lo único destacable de la peli es la prota Carey Mullligan, una de esas caras que conquistan la cámara, pero que no puede salvar tal desproposito. Con lo que yo me pregunto...¿De verdad merece esta sosería tal avalancha de críticas buenas -yo lo flipo con algunos críticos- tantas nominaciones, premios y demas fanfarria? Yo, como buen fantasma, desde luego la hubiera hecho mucho mejor...

miércoles, 24 de febrero de 2010

martes, 23 de febrero de 2010

THE HURT LOCKER

Lo bueno del paro es que me estoy tragando todas las pelis de la temporada Oscars. Y os doy buena cuenta de ello. Katrhyn Bigelow siempre contó con mi simpatía. Películas de acción entretenidísimas, trepidantes como "Le llaman Bodhi", "Acero azul" o la memorable "Dias extraños", sin más pretensiones pero en su género muy buenas. Cuando se puso pretenciosa con "El peso del agua" se dió el batacazo y ahora parece haberse reinventado con un drama bélico y realista, sin concesiones ni discursos políticos. De hecho, el tono deocumental de la película, su sobriedad y sequedad, su renuncia a lo espectacular y a los grandes momentos dramáticos la hacen de dificil adhesión, por lo que me sorprende el éxito que esta teniendo en premios varios. Bigelow retrata la guerra como un trabajo, un trabajo peligroso y duro, pero un trabajo. Y al artficiero protagonista como un adicto a la adrenalina del peligro que conlleva su profesión. (La adrenalina es el tema principal de las películas de Bigelow). En este sentido resulta memorable la escena en la que ha vuelto a casa y se encuentra en un supermercado ante la tediosa e irritante tarea de elegir unos cereales de un stand enorme. El protagonista se siente cómodo y relajado haciendo su trabajo en Irak y en un infierno en ese supermercado, lo cual puede ser una crítica velada de mucho más calado que otros mensajes políticos más evidentes y facilones. Filmada con una cámara nerviosa y aspera, "The hurt locker" merece la pena -entre otras muchas cosas- solo por el memorable plano final, de esos que captura toda la esencia de una historia con precisión de francotirador.

PRECIOUS?

"Precious" tiene el tufillo de la cinta presuntamente "indie" que todos los años que se cuela en los Oscars. Los ingredientes son conocidos; una historia con contenido social -preferentemente con minorias étnicas sufriendo-, un presupuesto bajo-aunque avalado por la guru Oprah Winfrey, alguna cara conocida que se reivindica como actor (solo de pensarlo me da risa recordar a Mariah Carey haciendo de...Asistente Social.... y a Lenny Kravitz haciendo de enfermero enrollao y como no, buenorro). Luego la presentamos en Sundance, ese festival taaan indie y seguro que las nominaciones llueven. Es más, seguro que le dan el oscar a mejor guión, que es como una forma de decir lo original que es. En este caso es la historia de una chica negra, gorda, violada, maltratada, con sida...Ya que estamos la podrían haber puesto parapléjica, sordomuda, ciega y que le gustara Kenny G. Por supuesto se encuentra a una profesora-lesbiana, como no- que sabrá ver sus cualidades y le enseñará el camino a seguir. "Precious" es aburrida, plana, carente de emoción, con unas escenas oníricas de verguenza ajena y una estética más que feista, fea. Soy de los que opinan que cualquier historia bien contada puede ser una buena película, pero esto es de juzgado de guardia. Lo siento, soy apasionado con las pelis, para bien y para mal...

SHUTTER ISLAND

Scorsese parece poseido por una mezcla de Lynch y Kubrick en esta perturbadora reflexión sobre la locura. Un thriller-película de terror-drama que te deja trastocado a la salida del cine, con sensaciones encontradas y con numerosas preguntas acerca de su intrincada trama, lo cual ya es meritorio hoy en día. "Shutter Island" es una pirueta arriesgada, esta todo el rato en caminando por el alambre, a punto de perder el equilibrio, aunque uno se pregunta si una película sobre el desequilibrio mental tiene que ser equilibrada. Excesiva, por momentos se ve debilitada por la clara intención de hacer una obra maestra, por el exceso, pero con momentos de brillantez brutal, con una música, fotografía y montaje excelentes y con un gran merito: es una película diferente que oscila entre la aparente contradicción de ser comercial y bizarra, palomitera y radical, hermosa y retorcida. La verdad es que DiCaprio no me acaba de convencer, es uno de esos actores que compensa sus limitaciones con su entusiasmo y su libertad para elegir buenos directores y buenos papeles, que por lo menos tiene buen gusto. Pero el resto del reparto esta genial; Ben Kingsley, sublime actor, el pequeño papel de Max von Sydow, Mark Ruffalo, etc...Especial mención merece la música, machacona y repetitiva, que, como todos los elementos del film, te mete en la visión delirante y paranoica de la locura que ofrece Scorsese. El director ya dejó atras su gloriosa etapa de mafia y cristianismo y demuestra ser un director enorme, sin aparentes límites en una filmografía enorme y cuyos siguientes pasos son sencillamente impredecibles.

THE ROAD

La carretera es la vida, un trayecto constante cuyo final ya conocemos de antemano. Aunque parezca lo contrario, "The road" no es una denuncia ecologista-apocalíptica. Es una película que habla sobre la supervivencia, sobre la raza humana casi como una especie animal en peligro de extinción, el hombre como un lobo para el hombre. Sin embargo hay alusiones directas al cambio climático: en una secuencia de esta durisima y estupenda película, el personaje de Robert Duvall, un viejo harapiento corroido por la desesperanza afirma: -Yo sabía que iba a pasar esto. Lo sabía hace años. Pero siempre hubo escépticos que lo negaron. ¿No os suenan esos escépticos? Pero como digo "The road" es fundamentalmente una historia de amor -entre un padre y su hijo- puesto al límite, de enseñanza, de sacrificio. Una película emocionante, sobria y altamente simbólica. Otro peliculón, vaya. Ultimamente estamos de suerte.

LA CINTA BLANCA

Los grandes cambios comienzan por lo más pequeño. "La cinta blanca" es la última película de Michael Haneke y se podría decir que es una obra maestra. Narra con una elegancia y dureza tremendas los extraños sucesos acontecidos en un pequeño pueblo alemán poco antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial. La película habla del germen de la violencia y del odio, el miedo y de como una educación estricta, fría y ausente de cariño puede generar futuros (¿O no tan futuros?) asesinos. Filmada con un maravilloso blanco y negro, que explora nuevas posibilidades narrativas-todo tiene un aspecto onírico, irreal-, tiene una realización y dirección de actores memorables. Mención especial merece la escena en que un niño chico le pregunta a su hermana mayor por la muerte, es sencillamente una maravilla de escena, emocionante, tierna, dura, probablemente la que mejor recoja la temática de "La Cinta blanca". El miedo genera miedo, la violencia, más violencia. Haneke se muestra en esta película más sutil, dejando espacio para la sugestión al espectador-nunca se da nada mascado, no acaba de quedar totalmente claro lo que ha pasado-, rozando la maestría, creando una clásica pero moderna obra de arte. No se que más decir, salvo que la veáis.

AVATAR

Las primeras imágenes de "Avatar" impactan por su fuerza y sus hipnóticos efectos especiales. Durante la primera hora uno asiste medio hechizado a un espectáculo mastodóntico, pero sobre todo se deja llevar por una historia original y que plantea temas interesantes, como la posibilidad de tener un "Avatar", un cuerpo azul, de tres metros en el que depositar tu mente sin limitaciones. La escena en la que el marine parapléjico Jake Sully despierta como Avatar y comienza a correr, explorando las posibilidades de su nuevo físico es sencillamente genial. ¿Quien no querría algunos días cambiarse de cuerpo, especialmente los días de resaca? Por un momento uno tiene la impresión de que va a asistir a una obra maestra, pero la promesa se queda en eso. Muy pronto la historia se mete en los muy convencionales y previsibles caminos de una historia trillada y un tanto plomizo. El contraste entre humanos y Na´vis, tecnología y naturaleza, deja paso a una sobredosis de azul, una mezcla con todo el barniz de un videjuego de "El ultimo mohicano", "Bailando con lobos", "Abyss" y "Aliens, el regreso". Los personajes tienen la misma profundidad que los Gijoes, en este sentido es una pena ver como se desaprovechan actrizes maravillosas como Michelle Rodríguez y especialmente Sigourney Weaver, que trata de dar algo de credibilidad a su doctora especialista en botánica. James Cameron parece más interesado en sus -como alguien ha escrito acertadamente- "pitufos perroflautas y neoraveros" digitales, con un mensaje ecologista más bien simplón. Por otra parte la película dura casi tres horas y uno tiene la sensación de que -como viene pasando ultimamente- si se le quita media horita hubiera quedado mucho más dinámica. Quiero decir que en momentos de supuesta épica y emoción me vi a mi mismo pensando en que iba a cenar esa noche. Y es una pena, porque es evidente que la película va a reventar taquillas, tendrá secuelas y merchandising pa dar y regalar, pero uno se queda con una especie de coitus interruptus, sabiendo que "Avatar" podría haber sido la nueva Guerra de las Galaxias, pero que la deshumanización de sus personajes, su escaso sentido del humor y su fallido guión, la colocan a años luz de una galaxia muy muy lejana...

CINE DE TERROR

Cuando en determinadas situaciones confieso que uno de mis géneros favoritos es el terror, hay gente que me mira como si estuviera delante de un psicópata en potencia, como si eso demostrara que tengo un gusto enfermizo o un subconsciente descuartizador latiendo bajo mi cara de buena persona. Mi padre, sin ir más lejos, nunca lo ha entendido. (Ya he dado por perdida la batalla de hacérselo entender) Siempre me dice: ¿Como puedes ver esas cosas? ¡Que horror! Pero es de lo que se trata amigos...Cuando era chico, pongamos unos 10-12 años, me iba con mi amigo de la infancia al Videoclub Elio de Cádiz, que tenía una suculenta estantería llena de bodrios, subproductos, series B y hasta Z y alguna que otra película decente. Nos alquilábamos una o dos películas por 250 pesetas y nos preparábamos a pasar una tarde de miedo. En esa época vimos pelis tan malas, con argumentos tan peregrinos o efectos especiales tan de baratillo que creo que fue una forma de perderle el respeto a este género, a la vez que le cogía un cariño a veces inexplicable, pero desde luego inquebrantable. Recuerdo una de estas pelis en las que al monstruo, por alguna ocurrencia genial del guionista, se le metaba con refresco de limón (?). Muchas veces me he cuestionado porque me gusta tanto este tipo de cine. Creo que el terror es el género más "cinematográfico", el que ha codificado más sus "tics". La ambientación, decorados, banda sonora, los clichés en definitiva, me resultan entrañables, como entrar en una atracción de feria cutre pero deliciosa, llena de polvo y telarañas, de puertas que crujen, sombras amenazadoras, terrorificas nanas infantiles, cementerios cubiertos por la niebla de turno, con tumbas invadidas por el musgo . Si os digo la verdad pocas películas de miedo me provocan verdadero desasosiego. (Otra cosa son los sustos, facilones y poco meritorios) Pero me fascinan, me divierten y me reconfortan, que de eso trata esto del cine. ¿Soy un psicópata? No, tan solo soy un sentimental...