CRÍTICA DE CINE FANTASMAGÓRICA...

Páginas vistas en total

domingo, 6 de noviembre de 2011

"VERBO": FUTURO IMPERFECTO MAL CONJUGADO


Creo firmemente que la puesta en marcha de un proyecto cinematográfico requiere de grandes dosis de perseverancia, constancia, trabajo y voluntad. En ocasiones se necesitan años y variadas luchas para sacar adelante una película, para reunir el presupuesto necesario que nos permita contar una historia que nos impulsa, que nos motiva. El trabajo realizado durante las fases de preproducción, rodaje y postproducción es duro y fatigoso, tanto física como mentalmente. En este sentido admiro a quien luche por llevar a la pantalla su creación y creo que una crítica puede borrar de un plumazo todo ese trabajo; una crítica que se escribe en unos 15 minutos desde la comodidad de un salón o una oficina. Por esto voy a procurar no ser hiriente con "Verbo", aunque presumo que mi capacidad de influencia desde este modesto blog es más bien nimia. "Verbo" no es una buena película. Es lo que se diría una película "fallida". Uno puede vislumbrar las buenas e interesantes intenciones del director Eduardo Chapero-Jackson, pero estas quedan emborronadas por lo tosco de su puesta en escena. (Y aquí entramos en otro debate interesante, lo dificil que es convertir la película que uno tiene en su cabeza en la película real) "Verbo" pretende ser una especie de fantasía urbana revestida de manual de autoayuda para jóvenes confusos, aderezada con elementos de la cultura urbana como el hip-hop o el grafitti. La película contiene ideas interesantes y resulta muy meritoria por la originalidad de su propuesta, tan alejada de la media del cine español, pero es tosca y poco creíble. No entendemos las motivaciones de los personajes y uno asiste entre perplejo y curioso a lo que estamos viendo. Algunos personajes tienen toda la pinta de haberse quedado en la sala de montaje (Macarena Gómez y Adam Jeziersky) y las metáforas resultan poco sutiles. Alguna escena (la brillante batalla entre el lado luminoso y el oscuro de Sara) salva la película del desastre total, pero eso no evita la sensación de fracaso, aunque probablemente estemos hablando de un fracaso lleno de valentía...Lo mejor que se puede decir de "Verbo" es que es una película diferente, lo que no siempre es suficiente para ser una buena película.

sábado, 5 de noviembre de 2011

"LAS AVENTURAS DE TINTÍN: EL SECRETO DEL UNICORNIO"


Admito que de pequeño devoraba con gran placer los comics de Tintín. Esas aventuras que nos trasladaban a paises exóticos, provocaban en mí algo muy parecido al Arrebato. Ahora, con el paso de los años, releyendo estas viñetas me resultan "naifs" y más bien tontorronas, ademas de tener ciertas connotaciones racistas y/o colonialistas. Pero bueno, cada cosa tiene su momento y cada interpretación su edad. Total, que no es que estuviera esperando con ansiedad esta adaptación (¿tardía? ¿algo anacrónica?) manufacturada a dos manos por Steven Spielberg y Peter Jackson. Como suele ser habitual con los juicios previos o prejuicios, me equivoqué. "Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio" es una maravilla de la animación y una magnífica película de aventuras, que nos traslada a ese mundo de ensoñación de nuestra infancia. (Y mucho más que títulos que lo pretendían como la más bien insulsa "Super 8") Y aunque no he tenido mucha fe en ese invento de los "actores digitales", reconozco que en esta ocasión la técnica usada es la mejor y el resultado, deslumbrante. ¿Puede un personaje digital resultarnos humano? En este caso, sin duda. El Capitán Haddock/Andy Serkis es una delicia como personaje y nos acaba resultando más entrañable que otros de carne y hueso. Y por cierto, que Serkis, después de sus interpretaciones de Gollum, Cesar en "El origen del planeta de los simios" y este Haddock memorable, se ha ganado a pulso un Oscar, el primero dado a un actor que se pone un mono para convertirse en un personaje de animación. Resumiendo Tíntín cumple su doble propósito como aventura capaz de hacer gozar a grandes y pequeños y como auténtica filigrana de la animación (ojo a las preciosas transiciones entre escenas) No me queda más que deleitarme con la idea de que siga existiendo cine en mayúsculas con alma...