CRÍTICA DE CINE FANTASMAGÓRICA...

Páginas vistas en total

martes, 23 de febrero de 2010

CINE DE TERROR

Cuando en determinadas situaciones confieso que uno de mis géneros favoritos es el terror, hay gente que me mira como si estuviera delante de un psicópata en potencia, como si eso demostrara que tengo un gusto enfermizo o un subconsciente descuartizador latiendo bajo mi cara de buena persona. Mi padre, sin ir más lejos, nunca lo ha entendido. (Ya he dado por perdida la batalla de hacérselo entender) Siempre me dice: ¿Como puedes ver esas cosas? ¡Que horror! Pero es de lo que se trata amigos...Cuando era chico, pongamos unos 10-12 años, me iba con mi amigo de la infancia al Videoclub Elio de Cádiz, que tenía una suculenta estantería llena de bodrios, subproductos, series B y hasta Z y alguna que otra película decente. Nos alquilábamos una o dos películas por 250 pesetas y nos preparábamos a pasar una tarde de miedo. En esa época vimos pelis tan malas, con argumentos tan peregrinos o efectos especiales tan de baratillo que creo que fue una forma de perderle el respeto a este género, a la vez que le cogía un cariño a veces inexplicable, pero desde luego inquebrantable. Recuerdo una de estas pelis en las que al monstruo, por alguna ocurrencia genial del guionista, se le metaba con refresco de limón (?). Muchas veces me he cuestionado porque me gusta tanto este tipo de cine. Creo que el terror es el género más "cinematográfico", el que ha codificado más sus "tics". La ambientación, decorados, banda sonora, los clichés en definitiva, me resultan entrañables, como entrar en una atracción de feria cutre pero deliciosa, llena de polvo y telarañas, de puertas que crujen, sombras amenazadoras, terrorificas nanas infantiles, cementerios cubiertos por la niebla de turno, con tumbas invadidas por el musgo . Si os digo la verdad pocas películas de miedo me provocan verdadero desasosiego. (Otra cosa son los sustos, facilones y poco meritorios) Pero me fascinan, me divierten y me reconfortan, que de eso trata esto del cine. ¿Soy un psicópata? No, tan solo soy un sentimental...

No hay comentarios:

Publicar un comentario