CRÍTICA DE CINE FANTASMAGÓRICA...

Páginas vistas en total

miércoles, 12 de octubre de 2011

"EL ÁRBOL DE LA VIDA": LA ORACIÓN DE TERRENCE MALICK


He de decir que iba con muchas prevenciones a ver esta peli. Tildada por unos de "obra maestra" y por otros de "pretenciosa e ininteligible", la última ganadora de la Palma de Oro en Cannes podrá gustar más o menos pero, a pesar de sus "defectos" -que los tiene- es CINE con mayúsculas, de aquel que te deja trastocado al salir de la sala. A saber; la historia central es la de una familia modelo de los años 50 en norteamerica y se recrea en la educación del severo y riguroso padre (excepcional, sorprendente Brad Pitt) con sus tres hijos y una tan amorosa como sumisa mujer (bellísima Jessica Chastain). La hermosura con la que está narrada esta parte es sencillamente deslumbrante. Malick nunca recorre caminos trillados, antepone la imagen al diálogo y consigue emocionarnos con este cuento sencillo y complejo a la vez, que nos habla de la VIDA. (Desde luego no se puede decir que Terrence no sea ambicioso). Lo que perdura de la película, la verdadera obra maestra, es esta epopeya cotidiana y familiar, luminosa y oscura a partes iguales. Pero, por algún motivo que se me escapa, el director cree necesario hacer dos saltos temporales; el primero, un flashback de miles de millones de años a la creación del universo, segmento de una belleza también hipnótica, pero que resulta del todo innecesario. El segundo, un Flashforward para ver la vida actual de uno de los hijos de esa familia (Sean Penn, cabreado con razón por lo insignificante de su papel). Los dos me sobran de la película. Supongo que Malick lo ha hecho para recalcar el halito religioso que recorre todo el film y es que "El árbol de la vida" no deja de ser una oración desesperada ante el rumbo que lleva el mundo; como dice en uno de los momentos "Señor, guíanos hasta el final de los tiempos". Eso podría resumir muy bien la intención del director, que en una época de cinismo, de descreimiento, de sentimientos de usar y tirar, nos ofrece una -repito, a pesar de sus defectos- Obra Maestra moral sobre la vida, la muerte, la familia y el amor. Solo nos queda deleitarnos con la belleza de sus planos, de su fotografía y de su manera de narrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario