CRÍTICA DE CINE FANTASMAGÓRICA...

Páginas vistas en total

jueves, 24 de marzo de 2011

"EN TIEMPO DE BRUJAS": ¡EL ANTICINE HA LLEGADO!

Algunos os preguntaréis...¿Por qué demonios gasta Pablo tiempo y dinero en ver el último engendro de Nicolas Cage? Y la pregunta no es baladí, pero os diré que sólo he gastado tiempo...pues obviamente no he pagado ni un céntimo en verla...Efectivamente "En tiempo de brujas" pretende ser un sci-fi de espada y brujería situado en la Edad Media, pero por momentos más bien parece una comedia involuntaria y por otros una película de Kiarostami pasada a cámara lenta (por lo aburrida) La película -es un decir- comienza con una secuencia bochornosa, un mix de batallas en las cruzadas una detrás de otra que es todo un atentado a la historia, al buen gusto y a la sensibilidad del espectador. Ver a Nicolas Cage con esa peluca-melenita es doloroso y ridículo, este hombre tiene la misma verosimilitud como caballero medieval que Camps de vendedor de trajes en el Corte Inglés. Los intentos por acercar la época al público actual son directamente penosos; diálogos que parecen situados en el Bronx, escenas de lucha con un tono pretendidamente parecido al de "300", etc, etc...Los efectos especiales parecen hechos a base de comprar 4 pamplinas en el millonario de la Calle Pelota (esto sólo lo entenderéis los de Cádiz, pero los demás os lo podéis imaginar) y mezclarlo todo en el spectrum de tu primo...Y es una pena porque hubo un tiempo en que Nicolas Cage era un buen actor -su papel y Oscar en "Leaving las Vegas" es maravilloso- pero no se si dió un golpe en la cabeza o ha fumado demasiado crack. El caso es que sus elecciones posteriores parecen tomadas por un chimpancé borracho...el pobre Nicolas merece que venga un demonio primigenio y se lo lleve al infierno a él y a sus ridículos postizos...En resumen, una auténtica bazofia fílmica, una nadería, un despropósito, un gasto de dinero absurdo, un bodrio, el anticine...

1 comentario:

  1. Vamos a ver cuanto recauda. Pa darnos cuenta otra vez de donde vivimos...

    ResponderEliminar