CRÍTICA DE CINE FANTASMAGÓRICA...

Páginas vistas en total

domingo, 30 de enero de 2011

"EL DISCURSO DEL REY": LOS REYES DEL DISCURSO

Trato de abstraerme de la corriente mayoritaria que dice que "El discurso del Rey" es la mejor película del año, de las 12 nominaciones a los oscars, de los repetidos premios y elogios a su protagonista Colin Firth, incluso de la opinión -muy favorable- que tuvo mi hermano al ver esta película. A fin de cuentas se trata de lo que a mi me transmita una cinta y de lo que a mi me haga sentir más allá de opiniones generalizadas que casi te obligan a apoyar esa valoración antes de haberla visto. Pues bien, una vez hecho este ejercicio de independencia crítica, tengo que decir que "El discurso del Rey" me dejó más bien frío. Ningún reproche que hacer a la corrección (e incluso academicismo) con la que esta hecha la película; la fotografía, ambientación y vestuario son muy buenas, permitiendose el lujo incluso de un par de planos que parecen cuadros o fotografías de la época. El guión es igualmente correcto y el maravilloso elenco de actores garantiza un puñado de buenas interpretaciones (Firth y Rush, pero ademas Derek Jacobi, Guy Pearce, Helena Bonham Carter, Michael Gambon, Timothy Spall...) y en resumen, todo parece estar en su sitio. Entonces, ¿Cual es el problema? Pues precisamente ese, que no hay nada que sorprenda, que el argumento es totalmente previsible y es que es muy fácil adivinar que la película acabará con un discurso -supuestamente emotivo- en el que el Rey Jorge VI no tartamudeará gracias a la tutela de ese personaje maravillosamente interpretado por Geoffrey Rush. Y es que si os digo la verdad, más que con la interpretación del sosainas de Colin Firth-que solo consiguió conmoverme en una ocasión en la que sonríe- yo me quedo con la del genial Geoffrey Rush. El único que pone alma, humanidad y credibilidad, el único capaz de emocionarme en tan fría función. Y no utilizo el término "función" en vano, porque tiene una naturaleza verdaderamente teatral, con maravillosos decorados, pero con poco cine. Quiero simplemente dejar una reflexión para acabar: Los productores de la película, los Hermanos Weinstein, son verdaderos especialistas en diseñar año tras año películas para arrasar en los Oscars. Buenos ejemplos de ello son films más bien mediocres que consiguieron llevarse el gato al agua: "Shakespeare in love", "Chicago" o "Nine", sin ir más lejos. ¿La receta? Historia y actores "de prestigio", con una cierta pátina de cine de autor pero a la vez digerible para el gran público, pero por encima de todo, una bestial campaña de promoción y relaciones públicas en la que finalmente a cada espectador y a cada académico les resulta imposible no pensar que la interpretación de Colin Firth es la mejor del año y "El discurso del Rey" la mejor película. ¿Pero realmente lo son? A estos si que los considero yo auténticos reyes...del marketing.

No hay comentarios:

Publicar un comentario